El oficio biológicamente más antiguo del mundo

La mayoría de estudios empíricos y teóricos han demostrado que el sexo de la mano de las damas de compañia aumenta la tasa de evolución, aunque la evidencia del sexo limita la variación genómica y epigenética de la evolución existente. Las tasas más rápidas con el sexo se han atribuido a las nuevas combinaciones de genes, la eliminación de mutaciones deletéreas, y la adaptación a los entornos heterogéneos. Un ritmo más lento con las mujeres dedicadas a ser acompañantes se han atribuido a la eliminación de grandes reordenamientos genéticos, el costo de encontrar a un compañero, la vulnerabilidad a la depredación, y la exposición a enfermedades de transmisión sexual. Ya sea que las velocidades del sexo o la conexión entre el modo de reproducción, la tasa de evolución y diversidad de especies sigue siendo en gran parte inexplorada.

Se demuestra que la especiación rápida puede disminuir la abundancia de especies recién formadas y así disminuir la biodiversidad a largo plazo de las damas de compañia. De esta manera, el sexo puede reducir la diversidad con respecto a las poblaciones asexuales, porque conduce a una mayor tasa de producción de nuevas especies, pero con menor abundancia. Los resultados de las investigaciones previas muestran que el modo de reproducción y los mecanismos subyacentes que pueden alterar el vínculo entre la reproducción, la tasa de evolución, la especialización y la biodiversidad está estrechamente relacionada al entorno humanas.

Hay evidencia experimental y teórica de que el sexo aumenta la variación genética gracias a las damas de compañia y la velocidad a la que emergen los nuevas especies, aunque la evidencia de que el sexo reduce la variación y ralentiza también existe en la formación de estas. Sorprendentemente, dada la relación entre el sexo y la variación genética, poco trabajo se ha hecho sobre el impacto del sexo en la biodiversidad. En algunos estudios teóricos se muestra que una tasa de evolución más acelerada puede disminuir la abundancia de las especies recién formadas y así disminuir la biodiversidad a largo plazo.

Esto nos lleva al resultado paradójico de que la reproducción sexual que puede aumentar la variación genética, pero reducen la diversidad de especies. Este inesperado vínculo entre el modo de reproducción, la velocidad de la evolución y la biodiversidad sugiere que una alta tasa de evolución pueda no ser requerida para producir un gran número de especies en los ecosistemas naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *