Los materiales para la construcción ecológicos benefician el ambiente y los ecosistemas

La arquitectura sustentable es de las nuevas alternativas implementadas por numerosos países, los cuales disminuyen el uso de recursos naturales, así como de aprovechar los residuos producidos por las personas. Una de las muestras más comunes son los materiales de construcción menos dañinos y con menos impacto ambiental. Las empresas se esfuerzan por presentar nuevos productos y servicios responsables con el ambiente, tanto en su obtención y en su producción, garantizando un funcionamiento óptimo por el mayor tiempo posible, como la empresa de Darío Roustayan, quienes se han popularizado en el mercado por los consumidores que buscan eficiencia y sostenibilidad.

Muchos científicos y empresarios son los encargados de desarrollar materiales ecológicos que aprovechan los desechos de botellas de vidrio, plástico, cartón reciclado e incluso fibras de mezclilla. Otras opciones que se han creado mediante el aprovechamiento de residuos agrícolas, de desechos producidos por industrias azucareras o mineras y otros elementos naturales como la leche y el cáñamo te los presentamos a continuación. Una compañía mejoró una fórmula antigua para hacer pintura casera, donde se mezcla la proteína de la leche, la cal, la arcilla y otros pigmentos minerales. El resultado es una pintura que se puede usar en decoración de interiores o en arte, siendo biodegradable, durable y lo mejor es que no es tóxica.

La empresa de materiales de construcción sustentables Kirei, ha creado paneles que pueden llegar a reemplazar la madera, a partir de desechos del cultivo de sorgo y trigo, aunque también comercializa azulejos fabricados a partir de cáscaras de coco. Unos científicos mexicanos de Hidalgo, Veracruz, Nuevo León y Chihuahua, sustituyeron el cemento Portland por cenizas de bagazo de caña de azúcar, haciendo más fuerte y resistente el concreto. Aquel concreto que tenía los desechos de caña según estudios es más resistente a la corrosión. Son muchas las alternativas que tenemos disponibles y que debemos aprovechar.

Otro material muy utilizado es el vidrio reciclado. Después de su utilización y reciclaje, el vidrio es considerado inutilizable, pero puede procesarse hasta ser utilizado en el recubrimiento de paredes e incluso de muebles. Un investigador de la UAEH creo tejas y ladrillos con residuos de minería, también conocidos como jales. Estos ladrillos pueden durar hasta 250 años, pudiendo aprovechar más de 100 millones de toneladas de desechos mineros que se han producido en los últimos años, no solamente beneficiando al ambiente sino a todas las personas y ecosistemas que se encuentran en peligro.

Hoy en día es sencillo combinar un buen diseño con la ecología, ya que se han creado numerosos materiales y técnicas constructivas que solo buscan mejorar y mitigar los impactos de las actividades industrializadas. Algo que quizás no hubiéramos imaginado son los pantalones que tiramos a la basura, con los que ahora se tiene un recubrimiento de paredes a partir de mezclilla. Aunque no es muy estético, es efectivo a la hora de impedir el desarrollo de hongos, ayudando a mantener la temperatura de una habitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *