Importancia de la conservación de la biodiversidad

Existen diferentes planos como lo puede ser el científico, social, biológico, recreativo, económico, e incluso cultural que plantean la necesidad de hacer conciencia sobre la importancia de la conservación de la biodiversidad. Es sabido, que existen grupos y sectores a los que les importa en una mayor o menor escala el estado en el que se encuentra el medio ambiente. Sin embargo, pueden haber motivos suficientes para hacer un amarre casero para hombre como los hay para aceptar la relevancia de la conservación de la biodiversidad.

Convenio sobre la diversidad biológica

En junio de 1992,  se desarrolló en la ciudad de Río de Janeiro Brasil, la Cumbre de la Tierra, generando en ese momento un punto de inflexión respecto a la conservación de la biodiversidad. La cumbre contó con el el auspicio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, obteniéndose como resultado de la cumbre el Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB). 

Este convenio entró en vigencia el 29 de diciembre de 1993 y constituye un tratado internacional al cual se suscribieron una gran cantidad de países. Como objetivo general del convenio se aspira  promover medidas que conduzcan a un futuro sostenible, de dicho objetivo se derivan tres objetivos específicos que son: la conservación de la diversidad biológica, la utilización sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos

Beneficios que otorga la naturaleza

Es de interés común de todos los integrantes del planeta tierra la conservación de la biodiversidad, ya que su importancia radica en la satisfacción de las necesidades básicas. Por lo tanto, el preámbulo del CDB deja bastante claro que las partes firmantes son conscientes del valor intrínseco que tiene la diversidad biológica y de los valores ecológicos, genéticos, sociales, económicos, científicos, educativos, culturales, recreativos y estéticos de la diversidad biológica y sus componentes.

La primera razón de la conservación de la biodiversidad y los ecosistemas es que a través de ellos se reciben beneficios que son esenciales para el bienestar de la humanidad, como lo son el oxígeno, los alimentos, la vestimenta y la salud.

De igual manera, permiten el desarrollo socioeconómico de la sociedad, puesto que a través de la conservación y el uso sostenible de los recursos naturales se puede avanzar hacia la consolidación de un modelo de economía verde, con el fin de minimizar el impacto de las actividades humanas y el reconocimiento de la relevancia y el valor que poseen los servicios de los ecosistemas para el desarrollo y el bienestar. 

Desde una óptica cultural, existe un reconocimiento manifiesto para aquellas comunidades en el mundo que poseen un vínculo muy cercano con la naturaleza, pues por medio de esta sus habitantes pueden subsistir creando,  en este sentido, la transmisión de sus tradiciones locales que son el motor para la conservación. Desde una postura científica, un ambiente natural se configura como fuente de estudio y análisis permanente así como también para la obtención de material genético.

Y si se busca los beneficios del medio ambiente en el ámbito recreativo y estético, se encuentran espacios y locaciones que están rodeadas de naturaleza los cuales se eligen como destinos turísticos para vacacionar así como para alejarse de la cotidianidad de la ciudad.