Aires acondicionados y el medio ambiente

Actualmente muchas personas tienen algún tipo de sistema de aire acondicionado en el hogar, según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía en España, pero en zonas atlánticas puede alcanzar solo el 1% de los hogares, en comparación al 67% de consumidores en la zona mediterránea. La utilización del aire acondicionado viene principalmente por dos factores, primero por la temperatura que se presente en la zona y segundo los ingresos de la familia o establecimiento que dispone de este servicio. Es común ver en hoteles e instalaciones turísticas estos aparatos que buscan mejorar la calidad del servicio de los clientes, pero muchas veces se ignoran los daños o afecciones que puede traer el ponerte aire acondicionado.

En las zonas más calurosas la renta para este tipo de sistema de refrigeración es casi del 100%, aunque en países en desarrollo se tiene una implantación más residual. Con el crecimiento desmedido y quizás descontrolado de las ciudades se aumenta la demanda para los aparatos, teniendo un crecimiento considerable en la energía que se utiliza. Según estudios, el incremento en los aires acondicionados en las diferentes instalaciones será considerable en comparación a la actualidad. Para final del siglo se espera que el 70% de los hogares tengan ella, conllevando a un aumento en el consumo de electricidad de un 83%.

Los aires acondicionado tendrán un impacto global importante, ya que los investigadores de la Arizona State University han observado un aumento del consumo, especialmente en los días calurosos, que no se compensan con el ahorro en los días fríos. México es uno de los países más consumidores seguido de China, donde en un período de 15 años se ha visto un aumento del 100% en los equipos presentes en los hogares, estimando uno por hogar, mientras que en tercer lugar está India, un país muy caluroso con mucha población donde se utilizan mucho los aparatos.

El coste energético de estos aparatos es bastante elevado, aún con todos los desarrollos de energías renovables que se presentan diariamente, implica aumento de los gases de efecto invernadero que se emiten. Se podría considerar como un círculo vicioso causante por todas las actividades actuales, que repercuten y al mismo tiempo buscan disminuir el impacto. Primero aumenta la temperatura en el ambiente por lo que nos vemos obligados a aumentar el uso de los aires acondicionados, aumentando las emisiones de contaminantes, que buscamos de otras formas disminuir.

Gracias a esta problemática se han creado numerosos eventos que buscan nuevas soluciones creativas que ayuden a reducir el uso de la energía y disminuir los efectos a niveles ecológicos y ambientales de las tendencias que parecen no parar. Dentro de esos proyectos se ha planteado la creación de equipos más eficientes, que sean menos dependientes de los hidrofluorocarburos como son los refrigerantes, evitando los efectos que tienen por cuenta propio como gas de invernadero. Se podría evitar la construcción de alrededor de 1.550 plantas de energía que alimenten en crecimiento desmedido de los equipos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *